Nutrigenomica_Media Filtro

Enrique Bertossi F.

La identificación y tratamiento de las necesidades individuales y singulares de alimentación o suplementación nutricional de una persona, basándonos en su mapa genético es a lo que se ha llamado Nutrigenómica.

Las enfermedades crónicas son procesos complejos que como toda enfermedad tienen causas, un desarrollo y manifestaciones a través de síntomas. Sin embargo, los síntomas son solo las manifestaciones de un problema y a menudo no nos hablan del problema ni de sus causas.

El modelo de medicina convencional se enfoca al diagnóstico de la enfermedad, basado en los síntomas y signos, y al tratamiento de estos, sin abordar, la mayoría de las veces,  el origen del problema. Tratar un diagnóstico es tratar síntomas y esto no conduce a la curación mientras no se corrijan las causas.

Entre las causas de las enfermedades, a menudo como un factor que predispone y condiciona una mayor vulnerabilidad o riesgo, está la genética. Muchas enfermedades se desarrollan en personas con condiciones genéticas que los hacen más propensos o con mayor riesgo de enfermar. En muchos casos, la genética por sí sola no es suficiente para que la persona se enferme, hace falta la concomitancia de otras condiciones. De estas condiciones que agravan y hacen que se manifieste la vulnerabilidad genética, la mayoría proviene del medio ambiente, alimentación, infecciones, tóxicos, estrés, etc.

En el desarrollo del proyecto Genoma Humano, se observó que muchos genes que se relacionan con la producción y actividad de ciertas enzimas, pueden presentar anomalías en muchas personas. Estos pequeños defectos en los genes es lo que se conoce como mutaciones o polimorfismos genéticos. Estas anomalías genéticas hacen que las enzimas no funcionen normalmente.

En  la mayoría de los casos las enzimas codificadas por genes mutados funcionan con una menor eficiencia y en algunos casos funcionan en exceso.

Como consecuencia de esta alteración en la función de las enzimas, una serie de procesos bioquímicos se realizan en forma incompleta, anormal o deficiente, y la manifestación de estas anormalidades podrá ser una serie de síntomas y signos que muy a menudo son diagnosticados como enfermedades.

La presencia de condiciones genéticas de este tipo, por sí solas no determina que una persona se vaya a enfermar ni menos que su enfermedad sea solo a causa de esto.

La inmensa mayoría de las enfermedades son multi-causales. Varios factores contribuyen sinérgica y simultáneamente en el origen y desarrollo de una enfermedad. La condición genética es uno de estos factores, que en presencia de otros puede hacer la diferencia entre enfermarse o no.

Hasta el momento actual no podemos modificar una condición genética heredada, sin embargo,  en algunos casos en particular, como ocurre con las mutaciones del ADN que afectan la bioquímica de la metilación, existe la manera de identificar factores modificables que pueden complicar esta condición preexistente, y la intervención de estos factores modificables puede minimizar el problema,  entregando al cuerpo lo que le falta para funcionar bien o en otros casos privarlo o alejarlo de algunas cosas que pueden estar causando problemas. Esto último se debe a que la existencia de alteraciones enzimáticas hace que el cuerpo no sea capaz de procesar normalmente ciertos nutrientes y elementos potencialmente tóxicos, tales como aditivos alimentarios, cosméticos y otros, cuya presencia puede enfermarlo.

Conociendo el mapa de las mutaciones que afectan la genética del ciclo de metilación y la bioquímica de una persona, a menudo es posible modificar el curso de una enfermedad, especialmente cuando la situación es identificada y tratada precozmente.

Mi interés en este tema surge de mi trabajo con niños autistas aplicando los criterios y conceptos del modelo genético ambiental, donde he visto con asombro, como, modificando el ambiente podemos tratar y contribuir a la recuperación, en distintos grados, de una gran cantidad de niños diagnosticados de Autismo. Ha sido en estos años de estudio y ejercicio profesional con niños del espectro autista, donde he ido descubriendo el fascinante mundo de la genética y de la Nutrigenómica.

Es muy importante destacar que esto no se trata de identificar ni perseguir enfermedades genéticas, sino de identificar mutaciones en ciertos genes, especialmente genes vinculados con enzimas de algunos ciclos bioquímicos esenciales para la salud humana, tanto física como mental. De estos ciclos bioquímicos, el más importante e implicado en un sinnúmero de enfermedades, es el denominado ciclo de metilación, que a su vez se relaciona con otros ciclos bioquímicos esenciales, como el ciclo de la Urea y el ciclo de Krebs.

Uno de los factores relevantes para que una mutación que afecta nuestra bioquímica se transforme en un problema para la salud es el estilo de vida y la exposición a un ambiente potencialmente toxico. Debemos entender que un ambiente potencialmente toxico es todo lo que es ajeno a nosotros y con lo que intercambiamos e interactuamos a diario, desde las emociones y sentimientos tóxicos hasta lo que cómenos, respiramos, e incluso los fármacos que tomamos. Es esta interacción con el ambiente lo que va impactando sobre nuestra vulnerabilidad genética y termina enfermándonos.

Más..

Hoja logoEntendiendo la genética básica

Hoja logoEl ciclo de metilación

Hoja logoSíntomas de Problemas de metilación

Hoja logoEnfermedades relacionadas con trastornos de metilación

Hoja logoAlgunos factores que hacen de una mutación, una enfermedad

Hoja logoFármacos que interfieren la bioquímica de la metilación 

Hoja logoPerfil de mutaciones del DNA del ciclo de metilación